de aquellos fanfarrones.
"Cuando llegó el momento descubrí de repente que había olvidado mi torre junto a la modesta surgencia potable. Quise ir a por ella, pero ya estaba situado en la línea de salida; y al darse la señal corrí salvajemente, como nunca antes lo había hecho. El agua fría que acababa de ingerir se movía en mi interior como un mar colérico. Me encontraba muy mal, pero no quería ni pensar en lo que pasaría si abandonaba la competición. Oí gritos confusos a mi alrededor, hasta que en un momento dado la vista se me nubló, sentí una violenta punzada en el pecho y me desplomé. A continuación se formó un círculo de personas aterradas ante mi cuerpo de colegial vencido, brilló un resplandor y me encontré en esta extraña oscuridad."
-Estoy ciertamente sorprendido, tu historia se parece bastante a la mía.
-¿Tan parecida es que te hace sonreír? He intuido algo así como un esbozo de sonrisa amarga en tu rostro vacío.
-Es que en el fondo es muy similar.
-¿Y cómo puede ser eso posible? En lo que fue tu aspecto veo una especie de vidrio esférico, un destello transparente muy distinto a mi faz de niño infortunado. Cumple ahora tú con el papel de narrador, en ello habíamos convenido antes.
-Bien, yo era un hombre joven aburrido de la tediosa vida que llevaba. Sólo mi interés por la ciencia evitaba que mi profesión de piloto militar fuese una intolerable monotonía. Siempre rechacé la furia avasalladora de mis superiores y del resto de la gente que me rodeaba. Anhelaba realizar una hazaña grandiosa que pudiera borrar los sinsabores de mi vida insípida; y dado que mis conocimientos de astrofísica eran susceptibles de abrirme nuevas perspectivas, profundicé ávidamente en ellos. Olvidé al resto del mundo y estudié y sufrí, sufrí y estudié.
"Mis esfuerzos fructificaron con rapidez. Fui llamado a participar en diversos planes de índole científica, lo cual fortaleció mi confianza en mí mismo; y durante uno de mis descansos en un laboratorio hallé una ficha de ajedrez. Se trataba de un caballo negro, cuyo rostro hierático irradiaba una contundente impresión de firmeza.

3